Los entrenadores que están sin club y que podrían llegar a la ‘U’

udechile

En Universidad de Chile viven días trascendentales en la búsqueda de su nuevo entrenador. Recordemos que Rafael Dudamel tuvo una abrupta salida, luego de no convencer con su estilo de juego y no sumar las victorias esperadas en los azules.

Nota relacionada: Rafael Dudamel será comentarista de la Copa América

Por ahora, en la ‘U’ están en período de negociación y conversaciones con varios entrenadores. Donde Eduardo Domínguez, campeón de Argentina con Colón de Santa Fe y Alexander Medina, con gran campaña de Talleres de Córdoba, quedaron descartados, luego que decidieran seguir en sus actuales clubes.

Contexto en que nuevos nombres estarían en la carpeta de Azul Azul, y se trata de técnicos que están sin club y no tendrían problemas en llegar a Universidad de Chile. Incluso se dice que uno de ellos ya conversó con el club: Gustavo Costas, cuyo representante ya reconoció los contactos.

“Hubo un diálogo con Universidad de Chile, ellos están evaluando y pidieron tiempo para analizar la opción de Gustavo (Costas)”, señaló Fernando Alonso.

gustavo costas

Otro entrenador que está en la órbita de la ‘U’ es un conocido del fútbol chileno, Pablo Marini, quien dirigió a Audax Italiano en dos períodos entre 2009 y 2010 y 2012-2013. El trasandino viene de una excelente campaña con el Montevideo City Torque, donde dirigió al chileno Marcelo Allende, logrando clasificar a su equipo a Copa Sudamericana, pero anunció que no seguirá en Uruguay, lo que le abre las vías para negociar con los universitarios.

pablo marini

Finalmente, se encuentra Miguel Ángel Ramírez. El DT acaba de ser finiquitado en Internacional de Porto Alegre, tras una mala campaña en el club donde también juega el chileno Carlos Palacios.

Pero son otros los aspectos que llaman la atención de Azul Azul, como sus grandes campañas con Independiente del Valle, cuadro al que sacó campeón de la Copa Sudamericana y la Recopa Sudamericana en 2019. Pero el gran problema es económico, ya que en Brasil ganaba más de un millón de dólares a año, mientras que el presupuesto de la ‘U’ no supera los 500.000 de la divisa norteamericana.