Amenazas, insultos, y llaves “perdidas”: El informe que complica a Colo Colo

colo colo palestino

Una nueva polémica protagonizó Colo Colo el sábado pasado, luego del partido ante Palestino, el que perdieron por 1-2, duelo disputado en el Estadio Monumental.

Recordemos que el encuentro terminó empañado por un supuesto penal no cobrado a favor de los albos, luego de un golpe de Cristián Suárez a Gabriel Costa. Tras esto, el juez Fernando Véjar, revisó el VAR, pero finalmente lo desestimó.

Nota relacionada: (Goles) Palestino lo da vuelta y derrota a Colo Colo

Ahora, desde la ANFP dieron a conocer el informe del juez que constata varias incidencias que complican a Colo Colo. Contexto en que lo primero que detalló fue la expulsión del entrenador Gustavo Quinteros por “utilizar equipos electrónicos para reclamar cobros referiles. Además comportarse de modo inapropiado, haciendo gestos de la señal del VAR y gritando ‘árbitro, cuarto, hay que revisar, la tienes que ir a revisar’ después de revisar una tablet al minuto 84”.

Además Vejar señala en su informe que el “utilero de Colo Colo, sr. Nelson Pizarro, en el sector de camarines y sin usar mascarilla, encara a la cuaterna arbitral diciendo ‘medio penal que se comieron, hueón, por qué no cobraron esa hueá’ (sic). Además, desafía a pelear al cuarto árbitro y al asistente número uno”.

Posteriormente, la polémica continuó en vestidores donde Leonardo Gil quien, en paños menores, se dirigió de manera amenazante a los jueces.

“El sr. Leonardo Gil, jugador número 5 de Colo Colo, sale del camarín de su equipo, en ropa interior y sin mascarilla, de una forma desafiante y prepotente comienza a gritar ‘hasta cuándo nos van a cagar, todos los árbitros nos vienen a cagar, nos tienen que respetar, somos un equipo grande’ (sic). Teniendo que ser controlado por sus compañeros y personal de seguridad”, informa el documento.

Por último, el árbitro señala que “finalizado el partido, cuando logramos llegar hasta la puerta del camarín de árbitros, este se encontraba cerrado con candado, lo cual provoca estar cinco minutos fuera de éste, teniendo que soportar gritos de funcionarios de Colo Colo”.

“Al solicitar la llave, nos indican que ‘nadie la tiene’ y que ‘se había perdido’”, cerró.