Injurias graves reiteradas cometidas a través de un medio de comunicación. Esa es la razón por la que la alcaldesa de Maipú decidió querellarse contra María Luisa Cordero, pues la psiquiatra realizó fuertes declaraciones en su contra el pasado 22 de octubre en el matinal “Hola Chile”, de La Red.

Ese día comentaron en el programa matutino una nota publicada en La Tercera, donde aseguraban que Cathy Barriga había tenido un impasse con La Moneda por no aparecer en una foto de Gobierno. “Cuando hace estos berrinches muestra la ojota de su origen. Tiene una encefalopatía de altura (…) no logra despegarse de la pobla… Tiene rasgos histéricos, rasgos infantiles, se victimiza con mucha facilidad y tiene una vulnerabilidad inompatible con la condición de política (…) Tiene una paranoia soterrada. De repente se va a volver loca y va a empezar a escuchar voces y le van a hacer electroshock”, declaró en esa oportunidad la profesional de la salud.

La ex “Mekano” argumentó su querella señalando que la doctora Cordero actuó de manera irresponsable y poco ética, sobre todo al cuestionarla como autoridad y menoscabarla como mujer.

Su abogado, Martín Correa, redactó en el documento que a su representada se le atribuyen “patologías psiquiátricas que no posee y que no han sido fehacientemente diagnosticadas por un médico de su confianza”. Por otro lado, destaca que el juicio de María Luisa se realizó “sin haber tenido alguna vez la posibilidad de entrevistarse médicamente con la querellante”.

Debido a lo anterior, la afectada habría tenido que soportar “tratos vejatorios e imputaciones sobre su personas que no tienen ningún asidero, sino que solo buscan denigrarla en todo ámbito”.

La audiencia de esta causa tiene fecha para el próximo 29 de enero, y se solicitan 3 años de reclusión en su grado medio, sumado a una multa de 150 UTM (7 millones de pesos aproximadamente).

Ayer, en un contacto con “La mañana de CHV”, la doctora Cordero reconoció haber recibido la notificación de la querella el pasado 8 de enero. A eso agregó que admira a Catherine Barriga y que está dispuesta a pedirle disculpas pública y personalmente. “Me encantaría conversar con ella, tomar un café y terminar abrazadas no hipócritamente”.

Aunque reafirmó que tiene las competencias profesionales para hacer una presunción médica sin conocer a las personas, admitió que se arrepentía “de no haber tenido más cuidado”.

A pesar de todo esto, Cathy seguirá el caso en tribunales y no quiso referirse al tema con los medios.