rafael garay

El abogado de Rafael Garay, economista que se encuentra desaparecido tras viajar a Francia para recibir tratamiento por su cáncer cerebral; denunció al periodista de chilevisión, porque aseguró que se siente amenazado por él.

Puedes ver: Dura protesta de Iván Núñez y Maca Pizarro Interrumpieron el noticiario

Bio Bio Chile tuvo en exclusiva acceso a un documento, que detalla que Iván Núñez le envió dos mensajes de texto al abogado Ángel Valencia Vásquez preguntando por la salud de Garay, para después advertirle que lo denunciaría ante el Ministerio Público por estafa.

La historia comienza según Valencia, cuando el pasado 6 de julio, el economista en tratamiento contra el cáncer en Francia, le señala que si muere le transferiría $2.000 millones para cancelar la deuda que tenía con clientes de la empresa THINK CO, propiedad del economista.

El primer mensaje de Iván Núñez fue este:

Angel disculpa la hora. Vengo llegando de Coyhaique. Mañana queda presentada la denuncia por presunta desgracia de Rafael. Como tu eres su representante legal y tienes el patrocinio necesito que me entregues los documentos para saldar la deuda de Think conmigo y Marlene. Eso es lo que espero mañana. Si tu decisión como abogado es no entregarme lo que por derecho me pertenece te informo que voy a presentar una querella por el delito de estafa y la voy a hacer pública. Además voy a mostrar los documentos que demuestran que tú estas al tanto del vencimiento de los plazos y te has negado a entregar los cheques pese a que los tienes en tu poder. Además voy a demostrar la secuencia de hechos que demuestran que Rafael ha mentido sistemáticamente y que tú lo has amparado. Espero mis cheques mañana. Atte. Iván Núñez”.

El segundo mensaje cambió de tono; “De igual forma que hice puente a Rafael con el fiscal Gajardo que investiga las estafas piramidales de las cuales él ha sido denunciante, voy a contactar al Ministerio Público porque aquí hay otra estafa de características similares”.

El abogado asegura que no tiene poder alguno sobre el dinero del economista ni sobre su cartera de clientes, ya que esto se haría efectivo solo si él fallece y hasta el momento su paradero es desconocido.