Tal como lo han informado diversos medios de prensa, la modelo nacional Nicole Moreno está viviendo una pesadilla luego de que la justicia dictaminara que la libertad de su hijo es un peligro, motivo por el que fue internado de manera provisoria en un centro del Sename, donde permanecerá los 100 días que dure la investigación.

Recordemos que la semana pasada el joven de 16 años estuvo involucrado en una balacera que terminó con otro menor de edad en riesgo vital, y las pruebas que lo incriminan son contundentes.

Sin embargo, en medio de todo este difícil panorama, el programa “Intrusos” entregó esta jornada una importante noticia que viene a alivianar un poco la gravedad de todo el asunto. Y es que la víctima del ataque fue dada de alta esta mañana, y el equipo médico a cargo de su recuperación señaló que quedará sin secuelas.

“Él está con reposo absoluto hasta nuevo aviso. Puede caminar dos veces al día de forma lenta”, detalló el panelista Michael Roldán, recalcando que el sábado habían operado al menor, y que el lunes había sufrido una recaída. Sin embargo, la evaluación más reciente fue tan positiva, que lo enviaron de regreso a su hogar, y tendrá un nuevo control el próximo 21 de enero.

¿Cómo afecta esto a los imputados por la balacera, y específicamente al hijo de Luli? Según explicó el abogado Hans Bevencee, “el delito de homicidio es de resultados. Si la persona fallece, está consumado, y si no es así, es frustrado. Cuando está frustrado, la penalidad es un grado menor. Y a eso se suma un segundo grado por ser menor de edad”. 

De esta manera, queda esperar a ver si se habla de un homicidio simple o calificado, y que la investigación arroje luces sobre un posible ensañamiento o alevosía. Todos esos aspectos siguen condicionales, por lo tanto, se podría pensar en un rango de 3 años y un día a 5 años, pero también podría darse el escenario de 5 a 10 años. Además, depende de si será juzgado en calidad de autor o cómplice, que también será determinante.

Revisa la explicación legal en el siguiente video: