Fue como una predicción. En una nota anterior publicada en Te Caché, presentamos las distintas especulaciones que circulaban en redes sociales respecto a la identidad de la mujer que aparecía herida y desangrándose en el adelanto del gran final de “Perdona nuestros pecados”.

En esa oportunidad, dijimos que, según nuestra propia teoría, se trataba de María Elsa, quien recibiría una bala al interponerse en el enfrentamiento entre su padre y el gran amor de su vida. Y así fue (mira la nota aquí).

La noche de este miércoles, Mega mostró el último capítulo de la primera temporada de la nocturna, en una emisión que mantuvo a los televidentes atentos a cada escena, pues la tensión y el drama estuvieron presentes a cada minuto.

Finalmente, quienes siguen la producción desde sus inicios supieron por qué el padre Reynaldo ingresaba a la parroquia de Villa Ruiseñor tan desesperado, pasando del arrepentimiento a la ira, y destruyendo el altar.

Efectivamente, él y Armando Quiroga se enfrentaron luego de que este último les contara a todos los presentes en la casa de los Möller que el religioso y su hija habían mantenido una relación, y que había sido un abuso, pues María Elsa era menor de edad cuando todo ocurrió.

El cura trató de retirarse llevando el arma que soltó Lamberto, pero a la salida fue interceptado por los matones que su gran enemigo había contratado para matarlo. Entonces, el personaje de Mariana di Girólamo corrió para tratar de protegerlo, quedando en medio de un forcejeo entre su padre y su gran amor. No se sabe con certeza quién de los dos ejecutó el disparo que la envió directo al hospital, debatiéndose entre la vida y la muerte.

Al final del episodio, María Elsa está en pabellón siendo intervenida para tratar de salvar su vida, mientras Armando Quiroga es detenido al ser pillado por la policía a punto de dispararle al sacerdote.

Todos los demás se unen en oración para que la protagonista de la historia logre salir de este difícil momento.